6 diciembre, 2022

Bitácora

Periodismo & Liderazgo

Bitácora 693.-

Escribe:- Joaquin de la Lama Corres

Tener la oportunidad de trazar unas breves líneas autobiográficas nos coloca siempre en la cautivante tentación del reflejo narcisista, la complaciente auto justificación de ánimo indulgente o reivindicativo, que escapa o se aleja del descarnado y humilde ejercicio introspectivo, cuya narración pueda fluir desprovista de toda densidad histórica. Lograr plasmar en unas líneas el reconocimiento de uno, la mirada auténtica, desprovista de auto complacencias, similar a aquella lograda por el genio de Rousseau en sus confesiones, para poder “descubrir a un hombre con toda la verdad de su naturaleza”, es algo muy difícil de igualar, sin embargo, estas líneas dan un esbozo, un retrato parcial, limitado pero que intenta ser sincero.

Soy Joaquín de la Lama Corres Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Querétaro, militante de izquierda por convicción, casado con, para mí una excepcional mujer, la Biol. Citlali García Cortés desde hace más de 26 años, unión en la que procreamos dos hijos: Joaquín y Miguel Alfonso, de ellos tres me siento orgulloso y les vivo agradecido, por todas las cosas que aportan a mi vida y la hacen llevadera.

Confieso que siento especial admiración por dos personajes históricos, el General Francisco J. Múgica Velázquez oriundo de Tingüindin Michoacán artífice de la incorporación a la Constitución de los derechos sociales e ideólogo de la expropiación petrolera y del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz quien vio la luz primera en el pueblo de Birán provincia de Holguín Cuba, creo con él, que en esta vida “toca resistir, luchar y vencer las adversidades”, me gusta la canción de protesta, la nueva trova, esa cuyo contenido ponga a quien la escuche, a reflexionar sobre los temas más sensibles de nuestro mundo y sociedad, entre mis compositores e intérpretes predilectos, están Silvio Rodríguez, Luis Eduardo Aute, Pablo Milanés, Joaquín Sabina, Alberto Krahe, Sara González, Amaury Pérez, Mercedes Sosa, Oscar Chávez, Violeta Parra, David Filio, Calle 13, Buena Fe entre otros, aprecio la Poesía, gozo a Benedetti, Bretch, Storni, Sabines entre mis escritores favoritos están Fernando del Paso, Gabriel García Marqués, Eduardo Galeano, José Saramago, como ideólogos, siento gran afinidad por las ideas y propuestas de Piotor Koprotkin, Antonio Gramsci, José Martí, Ricardo Flores Magón, Enrique Dussel, Nestor Kohan y Roberto Regalado.

Fui hijo único del matrimonio formado por Alfredo de la Lama Velasco de origen Poblano y María Teresa Corres Calderón de padres oaxaqueños, nací en la ciudad de México el séptimo día del mes de junio del 1971, radique desde entonces y hasta la adolescencia en la colonia San Pedro de los Pinos, me forme en escuelas lasallistas, por lo que el “Indivisa Manet”, forma parte de mi convicción más íntima.

Tuve una esporádica y áspera convivencia con mi padre biológico, de manera que naturalmente generé un apego muy especial con mi familia materna, siendo para mi especial y significativo el cariño que me prodigaron los hermanos y hermanas de mi madre, especialmente el de mi tío Alfonso, con quien me crié, quién me acompañó, apoyó, me formó, de ahí que siempre me haya referido a él como “papá”, por ser en los hechos quien desempeñó dicho papel.

Mi primer trabajo remunerado lo tuve en 1987, siendo aún menor de edad, desempeñándome como obrero de medio tiempo en una imprenta ubicada en Naucalpan Estado de México, en ese mismo año, luego de ganar un concurso de Oratoria en el D.F. fui invitado a integrarme a un círculo de oradores que sesionaba en el Claustro de Sor Juana, donde destacaban jóvenes como Federico Anaya Gallardo, Luis Videgaray Caso, Carlos F. Matute, Vicente Solís Acero, Andrés Roemer, los hermanos Solís Acero, entre otros.

Participé en el proceso electoral de 1988 repartiendo propaganda del Ing. Cuauhtémoc Cárdenas, como candidato del PARM y luego del FDM, esto gracias a que uno de mis compañeros de estudios viendo que me inclinaba por la historia y la política, me invitó a una reunión que sostendría su padre, escritor al servicio del líder petrolero más importante del siglo pasado, con mi tocayo Joaquín Hernández Galicia “La Quina”, a quien nunca más volví a ver, pero que esa tarde habló con elocuencia y convencimiento de la necesidad que tenía el país de reivindicar las luchas de obreros y campesinos, generando en mí una honda huella.

Migré al Estado de Querétaro en 1988 radicándome en el municipio de San Juan del Río, a donde mi madre había llegado un año antes, siendo ella maestra de danza comenzó a dar clases en la academia que dirigía la Lic. Jacaranda López Salas, con quien por intercesión de mi madre comencé a colaborar, a acompañarla tanto en sus responsabilidades públicas, en la La Legislatura del Estado y años después en la Presidencia Municipal, así como en las responsabilidades que desarrolló en el sector popular del PRI, partido político al que ella pertenecía.

Cursé los estudios de bachillerato en la Preparatoria “San Juan” en San Juan del Río, de la que fui presidente del Consejo Estudiantil y que injustamente ha desaparecido, cuando esa institución dio más de 40 generaciones de bachilleres que le han dado miles de servicios y renombre al municipio.

Ingresé a la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Querétaro en el campus del Cerro de las Campanas formando parte de la generación 1991-1996. En esa época mi maestra, mentora y amiga la Lic. Ma. Del Socorro Silva Ruiz, me impulsó para entrar a laborar en los juzgados de primera instancia civil en San Juan del Río y posteriormente en los de la ciudad de Querétaro.

Participé junto a otros amigos, compañeros y contemporáneos en la política estudiantil universitaria  ahí trabé amistad con hoy destacados juristas como son Santiago Nieto Castillo, Demetrio Juaristi Mendoza, Benjamín Castro Olvera, Luis Octavio Vado, Ricardo Gutiérrez Rodríguez, César Tarello, Rodrigo Olvera, Gustavo Moya, José Aguayo, Karla Mosqueira, Maricruz Santamaría, Manuel Nieto, entre otros, con los primeros a invitación de Santiago Nieto, retomamos el ejercicio de ser articulistas de una columna denominada “Sin Línea” y “Entre Líneas” que se publicaría por poco más de dos años en el “Diario de Querétaro” dado que algunos habíamos tenido participación en un periodiquito que fundado con Luis Gabriel Osejo y Miguel Ángel Lara en nuestra época estudiantil y en revistas editadas en la facultad de derecho como fueron “Cause” “Libre Expresión” “Stricto Sensu” y “Ley y Cultura”.

 Solo he tenido una afiliación política: en la izquierda, pero mi primera afiliación partidista fue eventual en las filas del PRD, en el que participé con la planilla de Luis Guerrero Dávila, propuesto como consejero por San Juan del Río, pese a quedar electo consejero, renuncié porque Alejandro Encinas Rodríguez no quedó al frente de dicho instituto político a nivel nacional, decidiendo entonces afiliarme al Partido del Trabajo a invitación de mi amigo Teodoro Campos, en donde generé afectos importantes y participé en sus seminarios internacionales, estableciendo contactos con compañeros de diversas nacionalidades, especialmente con admirados compañeros cubanos, luego en el año 2009, me honraron como candidato al noveno distrito electoral.

Me considero un servidor público de carrera, por haber participado en los órdenes de gobierno federal en la Secretaría de Gobernación (de 1997 al 2002 y del 1 de noviembre del 2019 a la fecha) en la Lotería Nacional para la Asistencia Pública (2019), Local en la Comisión Estatal de Caminos de Querétaro, bajo la Dirección General del Ing. Arturo Espinosa (2002- 2003) un destacado sanjuanense por adopción y en el Instituto de la Vivienda del Estado (de 2009 a 2015), así como en el orden municipal de San Juan del Río, primero en la Junta de Agua Potable y Alcantarillado (2003- 2004) y posteriormente en la Secretaría de la Contraloría (2004- 2006). 

En San Juan del Río tuve mi primer experiencia como conductor del programa de radio “La Fuerza de la Palabra” en su emisión sabatina por invitación del Prof. Raúl Rosillo, curiosamente a ese programa había acudido varios años antes, en compañía de mi amigo y compañero Santiago Nieto Castillo, cuando era conducido por el director de la estación Don Enrique Morales, juntos fuimos  a denunciar los abusos que cometía el entonces “Grupo Lobo” y habría sido también San Juan el escenario de mi primer debate televisivo, pues siendo director de la JAPAM, le propuse a Carlos Mondragón quien dirigía un programa de opinión en Telecable, que realizara un programa sobre el pretendido desafuero de López Obrador como Jefe de Gobierno de la capital del país, ofreciéndome para hablar en su defensa, estando ya todo listo, debí desistir de mi participación, por petición de la Presidente Municipal. Debo decir en su descargo, que esa fue la única vez que, restringió mi participación, pese a que varias veces regidores del partido de la presidente, le reprochaban mi filia de izquierda, esta fue invariablemente respetuosa de la misma, e incluso en más de una ocasión defendió mi derecho a disentir del oficialismo.

Experiencia similar viví años después en el IVEQ, mis superiores solían ser respetuosos de mi filia partidista e ideológica, cuando ciertos actores les reprochaban airadamente que pudiera tener espacio alguien con mi filia, sin embargo debo decir que siempre me comporte con lealtad, apegado a la ley y los compromisos institucionales, aunque nunca desprovisto de una carga ideológica, como dijera cierta vez el Sub Marcos, señalando que si bien había llegado a trabajar en el departamento de limpia del DF, a diferencia de sus compañeros él siempre había barrido como zapatista. 

Junto a mi esposa participamos en el obradorismo y la fundación del Movimiento de Regeneración Nacional MORENA, junto a millones de mexicanos, apostamos por restablecer en la vida pública nacional, los principios que animan la constante mejora económica, cultural y social de nuestro pueblo fieles a sus valores, experiencia e historia.

Participo en y con diversas organizaciones sociales nacionales y locales  como la Unidad Patriótica, el Movimiento Mexicano de Solidaridad con Cuba, la Unidad Cívica Felipe Carrillo Puerto, el Frente Estatal de Lucha, el Movimiento de la Unidad Popular, tocándome en suerte convivir con muchas y muchos luchadores y luchadoras sociales, entre ellos los ya extintos Salvador Canchola, Fernando Tapia, Raúl Silva, activistas empeñados en hacer efectivas las reivindicaciones, libertades y derechos humanos, sociales y colectivos para que como Babeuf, en su manifiesto de los pobres, estos no queden establecidos solo en papel, sino que se vivan y disfruten debajo de cada hogar, en todos y cada uno de los espacios de nuestra sociedad. 

A %d blogueros les gusta esto: