28 noviembre, 2022

Bitácora

Periodismo & Liderazgo

Bitácora 693.-

 

Adriano Herrera Álvarez

 

Qué bueno que ya empezaron las temporadas de Toros en México, después de casi dos años de sequía, la fiesta de las fiestas vuelve con todo, en esta ocasión, asistimos a la primera novillada de cinco en el Cortijo Campo Bravo en esta bella ciudad de San Juan del Río, Querétaro, México.

 

Esta temporada de Covid, para calmar esa afición por el toro, disfruté los videos de las temporadas anteriores en la Plaza México, una tras otra, repetición tras repetición sin problema, estudié las formas, los estilos y las características de los bureles, siempre con las voces acertadas de los cronistas, sobre todo de Heriberto Murrieta y el Yiyo entre otros estudiosos de la fiesta brava, que me brindaron un factor de realidad, sobre todo de las características de los toros, los que no van, los faltos de energía, los brincones, los descastados, el trapío, etcétera.

 

Hoy sábado 27 de noviembre del 2021, tuvimos una novillada de tres orejas, con el rejoneador Omar Tarik, los de a pie Juan Pedro Llaguno, José María Mendoza y Emiliano Ortega, con cuatro novillos de la Ganadería Espíritu Santo, fungiendo como empresa Tauro Espectáculos, que en cuestión de organización estuvo de primera, todo ordenado, empezando en punto de las 4:30 p.m., cual debe ser.

Las gradas se llenaron hasta el tope, y me llamó la atención ver a una cantidad considerable de niños y jóvenes, aprendiendo y apreciando esta magna fiesta.

 

La corrida prometía y cumplió. El primer toro perteneció al rejoneador Omar Tarik, muy bien en los quites, con unos caballos perfectamente domados a los ataques del novillo de casi trescientos kilos -todos estaban más o menos del mismo peso-, prendió al público, un poco mal al matar, pero le concedieron la primera oreja de la tarde. El segundo toro fue para el matador Juan Pedro Llaguno, bien, desde el principio el público le pidió que colocara banderillas, lo cual hizo estupendamente, se arrimó y la nobleza del novillo hizo que sacara buenos lances con el capote y posteriormente con la muleta, la suerte suprema, la muerte del toro fue espectacular una estocada en buen sitio, hizo que el toro en pocos minutos entrara en proceso de muerte, se llevó dos orejas, merecidas, no hay que perderle la pista, hay en él un torero con un futuro promisorio.

 

El tercer toro fue para José María Mendoza, bien, valiente, pero el novillo le salió huidizo y no pudo concretar una corrida que le favoreciera, pero se le ven las ganas y la valentía, no tuvo suerte con el burel. Cosa que sucedió casi de igual forma para Emiliano Ortega con el cuarto de la tarde, que tampoco tuvo suerte por las características del novillo, hizo lo posible pero el animal no lo ayudó, suerte para la próxima.

 

La próxima novillada la conforman el sábado 4 de diciembre del 2021, en el Cortijo Campo Bravo, el rejoneador José Funtanet, de a pie van Eduardo Neyra, César Pacheco y Luis Rodrigo con cuatro novillos de Palma del Río.

No hay como los toros en la plaza, donde la fiesta de las fiestas, va cobrando energía a cada momento, los invito a que asistan y apoyen a los novilleros, futuras grandes figuras del toreo mexicano.

A %d blogueros les gusta esto: