9 diciembre, 2022

Bitácora

Periodismo & Liderazgo

Lic. Roberto Cárdenas Cachoa
Tiempos Canallas

“En este sentido, es el canalla principal de todos los males. Divide a la gente, destruye el lado bueno de la
naturaleza humana, conduce a desigualdad en la distribución de las riquezas” Jorge Luis Borges
“Puede uno sonreír y sonreír… y ser un canalla.” William Shakespeare

Ahora entiendo a José Saramago, cuándo declaraba que era un “pesimista informado”. El mundo es complejo pero a la vez luminoso, aún lo es, habitamos tiempos de gran avance pero a la vez, el humanismo está atrapado en el laberinto que desde hace siglos los canallas han construido. Un laberinto que ha encerrado lo mejor de la humanidad, por no ser funcional a sus oscuros intereses. Debemos estar conscientes que la minoría que se ha hecho del control de este mundo, peca de estupidez. Está de más mencionar ejemplos, todos los vemos, padecemos y vivimos cada día. Lo podemos observar en la desigual por conveniencia de unos cuantos, distribución de la riqueza.

Si se sigue enfocando la economía en la escasez, en lugar de la abundancia, seguiremos viendo millonarios sin escrúpulos, que juegan con millones de puestos de trabajo, con sueldos precarios que dejan a la mayoría de la humanidad en situaciones límite. Estamos en tiempos canallas, por ello, es importante ante esta tormenta perfecta de vacuidad y voracidad, ser pro activos y no permitir más esto que le llaman realidad, construida por los “dueños del mundo” y que nos deja en estado de indefensión a la mayoría.



Seguiremos viendo el oscuro panorama sin participar, o dejaremos a los de siempre que impongan su “agenda” siniestra. Es menester reconocer, que mucho de lo que tenemos lo hemos construido en complicidad con los canallas, porque nos hipnotiza su sonrisa coyuntural y creemos que todo estará bien, ahora sí, así lo pensamos. Y de nuevo el “club del desengaño” se incrementa pero ya sin nada que poder
hacer.

Estos tiempos canallas, hacen brillar al lado oscuro de la humanidad, el silencio cómplice alimenta a estos seres nefastos que nos llevan a un colapso global. Canallas hay aquí y en China. Espero pronto, la mayoría que está pasmada en silencio cómplice, despierte del letargo y poco a poco se ocupen lugares que los canallas detentan, sólo así tendremos un mundo mejor, más humano, más vivible y justo. Les dejo mi Twitter: @robercachoa ¡Todo bien!


A %d blogueros les gusta esto: