Últimas Noticias

ENCHILADAS QUERETANAS




Por Claudio Osornio
Pedro Malo y Jorge Bueno (Nueva Temporada)
La educada y bien trabajada relación entre el Rector de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) Gilberto Herrera Ruiz y el Gobernador Francisco Domínguez Servién comienza -una vez más- a tornarse “borrosa”. En realidad no es un asunto nuevo pero en esta ocasión pareciera que ambos personajes están en “sintonías” completamente distintas.
De cualquier manera, es evidente que el “tono” que les gusta aplicar al Rector y al Gobernador ante los medios de comunicación es bastante directo, rayando incluso en lo imperativo. En otras palabras se distingue claramente que les gusta llevarse “pesadito”. Hasta ahora los dos han “aguantado vara”, pero nadie puede asegurar que así se mantendrán, ante lo que se avecina.
El más reciente desencuentro entre Francisco Domínguez y Gilberto Herrera, hay que recordar, se suscitó justo en el momento en que se llevaban a cabo las negociaciones para “desatorar” el movimiento de huelga, en la Máxima Casa de Estudios. Por cierto dicha huelga se extendió por varios días y se puso a “prueba” los buenos oficios de varias áreas de gobierno del Estado, para remediar el conflicto laboral.
Pero ahora el panorama es aún más complejo. El pasado martes en la explanada de rectoría de la UAQ Gilberto Herrera, durante asamblea informativa con cientos de estudiantes, profesores y personal administrativo reunidos; dio pormenores del recorte presupuestal que anunció para el 2017 el Gobierno Federal en temas de Educación Superior.
El asunto delicado es que Gilberto Herrera, además confirmó su participación en una marcha nacional, junto con otros Rectores del país. Situación que tiene, por decir lo menos, “contrariado” al Gobernador Francisco Domínguez, quien abierta y públicamente le había “recomendado” al Rector, enfocarse en la realidad que vive la UAQ y alejarse del conflicto nacional.
De entrada -hay que decirlo con todas sus letras- pereciera que grandes dosis de razón asisten a Francisco Domínguez; quien incluso adelantó en algunas entrevistas a medios locales, que de mantenerse “concentrado” en los temas que le incuben a la UAQ, Gilberto Herrera “abonaría” a que los legisladores federales fueran más “benévolos” con la universidad pública queretana, al momento de “estirar la cobija”.
Sin embargo el pasado martes en rectoría una cosa quedó muy clara: el mensaje del Gobernador no fue “ponderado” por Gilberto Herrera. De tal suerte que estamos presenciando la gestación de un nuevo capítulo en esta saga melodramática muy al estilo campirano, que nos hace recordar esa “joya” del Cine Mexicano en donde Pedro Infante y Jorge Negrete, se dan tremendo agarrón a base de “picosos sonetos”.
Lo que también es una realidad y no lo podemos ocultar, es que la simpatías de Gilberto Herrera principalmente entre los estudiantes de la UAQ, se irán una vez más por la nubes. No sólo es la gran capacidad para administrar adecuadamente los recursos humanos, materiales y económicos de esta noble institución educativa, sino la visión que ha demostrado el actual Rector, para llevarla a cada rincón del Estado de Querétaro.
Además es evidente que Gilberto Herrera, se ha vuelto un experto conocedor del sentimiento que domina a los universitarios. El rector de la UAQ se ha preparado para ser un verdadero “catalizador” de la efervescencia hormonal que miles de jóvenes transpiran, cuando comienzan sus desarrollos educativos de nivel superior.
Todo ello es cierto, pero en esta ocasión estamos ciertos que el Gobernador Francisco Domínguez lleva la delantera en el tema del razonamiento práctico de la circunstancia política nacional. Entre más “concentrado” esté Gilberto Herrera en los asuntos de la UAQ, mejor futuro a corto plazo tendrán los universitarios queretanos. Nos leemos en la próxima entrega.

¿Qué opinas de esta noticia?

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.