Últimas Noticias

Descubren 30 osamentas en Jurica Querétaro

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ha registrado en el Parque Industrial Jurica alrededor de 30 osamentas que datarían de la época virreinal, entre los siglos XVIII y XIX, en un presunto cementerio de la ex Hacienda Alvarado, lo que aportaría información sobre una etapa de la que se ha escrito poco; aunque la excavación estaba programada para dos semanas, ésta es la tercera y prevén que se extienda una más debido al creciente número de restos que se registran.

Israel Lara Navajas, antropólogo físico del INAH detalló que los primeros restos se encontraron gracias a las excavaciones que forman parte de la construcción que se realiza actualmente en el inmueble, por lo que se notificó a la Fiscalía General del Estado y se realizó un peritaje a cargo de los servicios periciales, pero debido al número y antigüedad de las osamentas se solicitó el apoyo del INAH.



En la primera intervención de la Fiscalía General del Estado se recuperaron cuatro osamentas y con la investigación del INAH se registraron 26 esqueletos, de los cuales ya se recuperó la mitad, los demás están en proceso de excavación; el total son 30 individuos que se han localizado en la mitad de la excavación.

“Nos percatamos de que los enterrados tenían un patrón en el acomodo y esto nos hace pensar en un cementerio; todos los individuos se encuentran extendidos bocarriba, los brazos están cruzados sobre el pecho, algunos sobre el abdomen y encontramos algunas características que nos hablan de intervenciones quirúrgicas practicadas a estos individuos que seguramente tiene que ver con la atención a ciertas enfermedades o lesiones que padecían”, indicó.

Con respecto a las intervenciones quirúrgicas, señaló que se trata de amputaciones de miembros inferiores y superiores y no se observa regeneración, por lo que piensan que se puede tratar de individuos que tenían ya un proceso infeccioso en los cortes ya que los huesos no están astillados, aunque aclaró que se deben analizar en laboratorio con un microscopio para determinar la herramienta que se empleó.

Dijo que la investigación también se está ejecutando desde la perspectiva histórica y documental al buscar en los archivos de parroquias y haciendas para encontrar indicios del posible panteón, lo que permitirá aportar información a la historia de Querétaro.

Puntualizó que parte de la información que servirá para obtener una temporalidad, serán objetos relacionados con las prendas de vestir, como botones, que se restaurarán para determinar el material del que se trata y ubicarlos en el tiempo; destacó que cada material se debe analizar desde una perspectiva diferente.

Destacó la importancia de la muestra que, de comprobarse que se trataba de trabajadores de la hacienda, una población mayoritariamente indígena, podrían conocer cómo vivían, qué actividades realizaban, su estado de salud, nutrición y enfermedades, para abundar en una población de la que poco se ha escrito.

“Desde la perspectiva histórica conoceremos una etapa que estaba escondida de la historia del estado y desde la perspectiva del patrimonio estamos recuperando un fragmento de algo que estaba perdido”, señaló.

El proceso de excavación se planteó para tres semanas, pero el número de osamentas encontrados los obligó a continuar y esperan concluir la próxima semana, pero de ser necesario, se verán obligados a extenderla una más.

Israel Lara, dijo que la compañía encargada de la obra de construcción ha costeado la investigación y el INAH ha tratado de no frenar la obra para que continúen trabajando a la par, ya que la construcción sigue en pie porque están en un área restringida y enfatizó que sólo ocupan una décima parte del terreno.

Señaló que debido a que no han encontrado un sistema constructivo y no hay una evidencia material que tenga que permanecer ahí, sólo recuperarán el material y posteriormente liberarán el terreno para que continúen la obra.

Dijo que por el patrón que siguen las excavaciones piensan que otras osamentas se podrían haber encontrado anteriormente en las instalaciones del parque industrial, pero desconocen si se reportó o no.

Indicó que para abundar en la temporalidad de los esqueletos se aspirará a una prueba de datación mediante carbono 14, aunque a simple vista parecen muy recientes para aplicar una técnica para restos tan antiguos.

Israel Lara, conjeturó que la alternativa sería pensar que en alguna de las epidemias que azotaron a Querétaro hubo una gran cantidad de muertos y destinaron ese espacio para depositar los restos alejados de la zona habitacional y fuentes de agua, pero de ser así sería necesario abordar la investigación desde una perspectiva interdisciplinaria.

Afirmó que por el momento no hay apoyo del gobierno estatal ni municipal, en términos académicos todo ha corrido a cargo del INAH con cuatro especialistas, tres en el área de antropología física, uno en la de arqueología y 13 jóvenes de las comunidades aledañas que apoyan con el trabajo de campo; la financiación está a cargo de la constructora.

¿Qué opinas de esta noticia?

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.