Últimas Noticias

CABILDEANDO




Por Claudio Osornio
Los sanjuanenses proponen; “tolerancia cero” a la opacidad.
Tal y como está redactada la reglamentación interna en el Municipio de San Juan del Río, los integrantes del Cabildo -a pesar de ser el máximo órgano de importancia dentro de la estructura de la Presidencia Municipal – no tienen facultades para fiscalizar ninguna área del Gobierno Local y exigirle por ende transparencia y resultados concretos a los actuales funcionarios públicos.
De hecho, tal y como ocurre en todos los Gobiernos Municipales en este país; las áreas de Contraloría están incrustadas en el gabinete que designa a título personal, el alcalde en turno. San Juan del Río no es la excepción a la regla. Sin embargo existen ciudadanos que argumentan que para modificar y proponer estructuras municipales “alternas” que si puedan desempeñar éstas “nuevas” funciones, no es necesario grandes modificaciones constitucionales, sino el valor de aplicar las leyes que ya existen.
Es ésta una discusión que con el paso de los días seguramente se irá incrementado, no sólo en San Juan del Río, sino en muchos municipios del país; sobre todo en aquellos en donde la participación ciudadana tenga la suficiente fortaleza para mantenerse y avanzar de cara a los procesos electorales que permiten justamente la participación de ciudadanos, como potenciales candidatos a puestos de elección popular.
En realidad proponer estructuras novedosas de Gobierno, no es en sí un argumento nuevo. En países desarrollados, sobre todo en Europa Occidental, se aplican desde hace más de dos décadas y han probado eficacia sobre todo en aquellos sistemas en donde los niveles de corrupción e impunidad se encontraban “disparados”.
La participación ciudadana en regímenes democráticos como el que en teoría existe en México, es el campo propicio para el surgimiento de “estructuras alternas” de Gobierno. En el caso que nos ocupa se menciona la necesidad de crear en San Juan del Río la primer Junta Municipal de Gobierno.
La cual entre otras facultades tendría justamente la de fiscalizar las áreas del Gobierno Municipal, así como imponer sanciones a los funcionarios que no realicen una adecuada administración de los recursos públicos y en consecuencia la de inhabilitar a todo servidor público que no cumpla de manera correcta su trabajo.
Líderes y representantes de todos los extractos sociales, serían las personas que darían vida a este nuevo órgano interno y quienes estarían sujetos a una elección democrática, para poder acceder a la estructura de la Presidencia Municipal.
Por obvia razones, los actuales regidores que integran el Gobierno Local, no ven con buenos ojos esta iniciativa e inclusive ya se han asesorado para que en el momento que se presente alguna iniciativa, en este sentido, echar debajo de inmediato; arguyendo que contraviene preceptos constitucionales.
Pero de seguir en la tónica tradicional en la que se camina, con “cabildos pasivos y estructuras a modo” que no reflejan el sentir de los ciudadanos, traerá por consecuencia Gobiernos Municipales caducos y desahuciados. No se puede aspirar a mejores resultados gubernamentales, si se continúa utilizando estos viejos moldes.
Por ello es que la “medicina” que se propone pareciera ser la correcta. Sin embargo los principales detractores a la iniciativa, son los actuales servidores públicos, quienes lejos de analizar la realidad que impera en nuestro municipio, sólo se preocupan de mantener sus buenas relaciones con los organismos políticos que les dieron la oportunidad de llegar a ser “servidores públicos”. Nos leemos en la próxima entrega.

¿Qué opinas de esta noticia?

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.